Protege tu piel, cabello y uñas de los estragos del clima frío

Protege tu piel, cabello y uñas de los estragos del clima frío

¿Has observado que tu piel se vuelve escamosa y más seca en el invierno, que tienes los labios siempre agrietados y que los trastornos como el eccema empeoran repentinamente? Tu cabello puede volverse más frágil y las uñas se astillan y se rompen constantemente. Los vientos fríos del invierno, la calefacción central en ambientes cerrados, los baños o las duchas de agua caliente y tomar menos fruta fresca, ensaladas y líquidos, causan estragos en la piel, las uñas y el cabello.

 

Este invierno, hay algunos pasos que puedes dar para proteger tu cuerpo de los efectos nocivos del clima más frío. Incluye en la dieta una amplia gama de frutas y verduras. Las exquisiteces estacionales, como los caquis, los calabacines y las calabazas están llenas de nutrientes, como betacarotenos y vitamina C, que son fundamentales para la salud de la piel, las uñas y el cabello.

 

A menudo el estado de la piel revela una insuficiencia de grasas esenciales. La piel seca y escamosa indica que podrías beneficiarte de más alimentos ricos en grasas esenciales. Toma pipas de calabaza y aprovecha todos los frutos secos frescos disponibles en esta época del año como una buena fuente de ácidos grasos esenciales. La otra fuente de grasas saludables para tu piel es el pescado. Come una o dos porciones de pescado graso, como el salmón, el atún fresco o las sardinas, a la semana para asegurarte de tomar algunos ácidos grasos Omega-3. Otros aceites beneficiosos para la piel incluyen el aceite de linaza y el aceite de onagra. Asegúrate de beber mucha agua durante los meses de invierno. Puede ser más difícil que en verano, pero es igual de importante, ya que la calefacción central puede deshidratar la piel. Evita beber demasiado té y café,  y procura tomar otras infusiones y sopas calientes.

 

Los complementos alimenticios pueden ayudar a garantizar el aporte de nutrientes que favorecen la salud del cabello, la piel y las uñas, que están formados por tejido conectivo. Este tejido conectivo contiene principalmente colágeno y queratina, que son proteínas fuertes y fibrosas. Algunos nutrientes son fundamentales para la formación de estas proteínas, por lo que asegurar un aporte adecuado de estos ayudará en gran medida a mejorar el estado del cabello, la piel y las uñas. Los nutrientes que forman el colágeno y la queratina incluyen el azufre, los antioxidantes (especialmente la vitamina C) y el zinc. El MSM (metil-sulfonil-metano) es un compuesto orgánico que contiene azufre éste puede ayudar a mantener el cabello fuerte, las uñas duras y la piel hidratada y flexible.

Compartir