La importancia de una buena nutrición durante el embarazo

Una experiencia de embarazo positiva implica una importante atención prenatal junto con una nutrición adecuada, tanto antes, como durante el embarazo.

La buena nutrición durante el embarazo comienza con una dieta saludable que contenga cantidades adecuadas de proteínas, vitaminas y minerales, obtenidas a través del consumo de una variedad de alimentos que incluyen frutas, verduras, carne, pescado, nueces y cereales integrales. La alimentación saludable no solo ayudará a prevenir el aumento de peso excesivo durante el embarazo, sino que también juega un papel importante en la preconcepción.

Desafortunadamente, muchas mujeres embarazadas no logran cumplir con sus requerimientos diarios de nutrientes durante el embarazo. Esta es la razón por la cual la Organización Mundial de la Salud recomienda que todas las mujeres embarazadas complementen su dieta con hierro, ácido fólico y calcio diariamente1, para satisfacer las necesidades nutricionales tanto de su futuro bebé como las suyas.

 

Hierro

El hierro contribuye a la función normal de los glóbulos rojos y la hemoglobina. Durante el embarazo, el requerimiento de hierro aumenta, debido al incremento en el volumen de sangre y los requerimientos del bebé y la placenta. Las mujeres embarazadas con niveles más bajos de hierro en sangre son vulnerables a desarrollar anemia. Además, los niveles bajos de hierro en la sangre materna se han relacionado tanto con bajo peso del bebé al nacer, como con nacimientos prematuros.

La carne roja, las legumbres, las nueces, los huevos, los frutos secos, las aves de corral, el pescado, los cereales integrales y las verduras de hoja verde, son fuentes de hierro. Hay unos niveles de hierro recomendados, aunque esos niveles pueden no ser suficientes para todas las mujeres embarazadas. Se recomienda consultar con el médico o especialista el complemento alimenticio más adecuado, según las condiciones individuales de cada mujer.

 

Ácido fólico

La ingesta de complementos alimenticios de ácido fólico aumenta el estado del folato materno. Un bajo nivel de folato materno es un factor de riesgo en el desarrollo de defectos del tubo neural (espina bífida y anencefalia) en el feto / bebé en desarrollo.

Dentro de los alimentos ricos en ácido fólico están el brócoli, las espinacas, los frijoles, los espárragos, los aguacates, las naranjas, las lentejas, las aves y el hígado, así que, hay que intentar agregar algunos de ellos a la lista de la compra y experimentar con algunas recetas nuevas.

La administración de complementos alimenticios de ácido fólico es recomendable iniciarla lo antes posible (idealmente antes del embarazo) para prevenir defectos del tubo neural2. Un reciente estudio dio como resultado que solo el 31% de las mujeres toman un complemento alimenticio de ácido fólico antes de concebir3, una cifra preocupante considerando que se recomienda la suplementación diaria de 400 mcg de ácido fólico, comenzando 3 meses antes de intentar la concepción de un bebé y continuar durante todo el embarazo.

 

Calcio

El calcio proporciona varios beneficios para la salud, como contribuir a la coagulación sanguínea normal, desempeñar un papel en la división celular y el mantenimiento de huesos y dientes en condiciones normales. También será necesario posteriormente en la formación de los huesos y dientes del bebé. La mayoría de los adultos obtienen su calcio del consumo de productos lácteos, pero también hay otras buenas fuentes de calcio como la col rizada, espinacas, tofu, almendras y sardinas.

Un estudio reciente descubrió que el promedio de ingesta diaria de calcio en el Reino Unido es de aproximadamente 994 mg diarios4, que es bastante alta en comparación con otros países, pero aún no alcanza lo que las mujeres embarazadas necesitan diariamente.

Tomar un complemento alimenticio multivitamínico y mineral a diario formulado para mujeres embarazadas que incluya ácido fólico, hierro y calcio, puede ayudar a respaldar el aumento de las demandas nutricionales del cuerpo durante el embarazo. Eso sí, hay que consultarlo con un profesional de la salud. Combinarlo con ácidos grasos Omega-3, especialmente DHA, también puede ser una buena opción, ya que una revisión reciente de la asociación Cochrane, encontró que los Omega-3 pueden reducir la incidencia de nacimientos prematuros5.

 

Tomar complementos alimenticios no sustituye a una dieta sana y bien equilibrada y un programa de ejercicios.

 

Productos Solgar® relacionados: Folacín (Ácido Fólico) | Folato | Nutrientes Prenatales | Hierro Gentle

 

Referencias:

1. Organización Mundial de la Salud (2016). Recomendaciones de la OMS sobre atención prenatal para una experiencia de embarazo positiva. Recuperado de http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/250796/9789241549912-eng.pdf?sequence=1. Ginebra, Suiza.

2. Wald NJ, Morris JK y Blakemore C. Falla de salud pública en la prevención de defectos del tubo neural: es hora de abandonar el nivel tolerable de ingesta superior de folato. Revisiones de salud pública. 2018: 39: 2

3. Bestwick JP, Huttly WJ, Morris JK, Wald NJ. Prevención de defectos del tubo neural: un estudio transversal de la absorción de complementos alimenticios de ácido fólico en casi medio millón de mujeres. PLoS One. 2014; 9 (2): e89354

4. Balk EM, Adam GP, Langberg VN, Earley A, Clark P, et al. Ingesta global de calcio en la dieta en adultos: una revisión sistémica. Osteoporosis Internacional. 2017 Oct; 28 (12): 3315-3324

5. Middleton P, Gomersall JC, Gould JF, et al. Adición de ácidos grasos omega-3 durante el embarazo. Revisión sistémica de la base de datos Cochrane. 15 de noviembre de 2018; 11: CD003402

 

Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta equilibrada y variada y un estilo de vida saludable.

Compartir